Eric, ¿qué portátil me compro? (ofimática y movilidad)

Quiero hacer uso ofimático y movilidad por encima de todo.

Si es así, aconsejo un 2 en 1. Estos equipos los herederos de lo que llamábamos netbook hace unos años, con la ventaja de que son considerablemente más potentes que aquellos, la batería les dura muchísimo más y todos ofrecen una pantalla táctil, algo que de paso les da un punto extra en resistencia a golpes, algo que nunca está de más.

Además, las pantallas de estos equipos son el equipo en si, toda la electrónica importante se construye detrás de la pantalla, con lo que evitamos el calor en la base para cuando tengamos el equipo sobre las piernas, en el sofá o en la cama, y de paso seremos capaces de utilizar el equipo como si de un tablet se tratase al girar la pantalla completamente o directamente desconectarla del teclado. Qué delicia, ¿eh?

Ahora es cuando viene lo malo, y es que en la batalla que pelean los fabricantes por ofrecer el 2 en 1 más económico posible y que aún quede margen de beneficio tanto para ellos como para el comerciante, la mayoría de lo que encontramos aquí lleva discos eMMC de 32GB en potencias de 10, no de 2, por lo que el espacio real es menor y el útil, contando lo que ocupa el sistema, las actualizaciones, el bloatware del fabricante… se queda en un chiste todo. Además, estos mismos equipos montan, en su mayoría, 2GB de RAM y un procesador Intel Celeron. Es decir, compramos un equipo con un procesador de la gama más baja, la memoria justa para mover el sistema y un navegador (bienaventurados los que utilicéis Google Chrome, pues vuestra paciencia se volverá infinita cuando os quedéis sin memoria por ello), y un disco que no viene lleno de fábrica por los pelos.

La solución al problema del espacio es muy simple, y es comprar una tarjeta de memoria microSD de 32GB, 64GB o 128GB e insertarla el día 0 de uso del equipo para utilizarla como disco secundario. Es importante que sea de clase 10 y lo más rápida posible, aunque tampoco hace falta gastarse 80€ en una.

Siempre se puede comprar un equipo que lleve, al menos, un procesador Atom de 4 núcleos por un precio cercano y no muy diferente (y en ocasiones incluso menor), pero el problema de la memoria…

Aun así no hace falta ser puro pesimismo para afirmar que, si el uso va a ser ocasional o mayoritariamente ofimático, un equipo tan económico como el Acer Aspire Switch 10 es una excelente opción.

Si subimos un poco el listón y el presupuesto mi consejo es optar por el Toshiba Satellite Click 10, un equipo que abandona los duplica la memoria y el almacenamiento del anterior, lleva un procesador Atom X5 de cuatro núcleos, mayor resolución y mejor autonomía. También está construido con mejores materiales, algo muy a tener en cuenta.

Por último, si queremos ir a algo mucho más que seguro y que roza si no pertenece a la gama alta dentro de este mundillo de los 2 en 1, hay un equipo que me ha llamado la atención. Monta un procesador Core M, 4GB de memoria y un SSD de 128GB. Su tarjeta gráfica, aunque integrada, es capaz de mover Gran Theft Auto V para PC con la fluidez de una PS3 o Xbox360, y es terriblemente elegante. Este equipo es el Acer Aspire Switch 12.

Por encima de estos solo encontraríamos las estupendísimas Surface 3, Surface Pro 3 y Surface Pro 4 de Microsoft o los Macbook de Apple, pero su precio se dispara en comparación con estas tres opciones si queremos un equipo completo.

En la próxima entrada hablaré de portátiles de tamaño medio para todo tipo de necesidades.

Anuncios

Eric, ¿qué portátil me compro? (Introducción)

No es la primera vez que me llega una solicitud de este estilo, ni será la última, y todas se pueden responder de la misma forma. A la pregunta:

Eric, ¿me puedes decir qué portátil me tengo que comprar ahora que el mío se ha estropeado/muerto/roto/quedado viejo?

Siempre respondo:

Depende de para qué lo necesites

Con lo que el contraataque suele venir en forma de:

Uff, no sé, uso básico… …bla bla bla… nivel usuario… …bla bla…

Y por eso escribo esta entrada.

Quien me pregunta suele ser gente que, en efecto, no necesita excesiva potencia, y que aunque hace necesitaban de grandes capacidades para guardar miles de fotografías, vídeos y músicas varias, desde la llegada de Spotify, Dropbox y Facebook con prácticamente cualquier cosa les vale si mueve con fluidez el sistema y puede sobrellevar cierto nivel de multitarea, y es ahí donde viene el problema.

Dime qué buscas y te diré qué necesitas

¿Quieres llevarte el equipo a la universidad y buscas que sea ligero? Tenemos mucho margen con el que movernos, los hay más grandes y más pequeños, más y menos potentes, y más y menos baratos, así que especifica un poco más, pero ya tenemos algo con lo que trabajar. Quieres autonomía.

¿Quieres que sea, capaz de realizar tareas de computación exigentes? Entonces imagino que cursas algo relacionado con el arte o el diseño, multimedia, ingeniería o ciencias. Si es así, prepara la billetera, porque va a picar.

¿Quieres que además de ligero sea poco voluminoso? De acuerdo, hay equipos de menos de 14″ que son muy interesantes. Pero entonces ten claro que toda la potencia se irá al procesador, porque una GPU dedicada no cabe, así que descarta las tareas pesadas de 3D.

¿Quieres que sea barato? Bueno, esto es una percepción personal y depende de lo que tú entiendas por barato, pero si optas por la solución más económica de la tienda me desentiendo de la hostia que tus expectativas se van a pegar con la realidad.

En la próxima entrada hablaré de los equipos para movilidad y ofimática.